Página Oficial

martes, 7 de marzo de 2017

Ahora es el momento...tu momento. ♥



¿Hasta cuándo vas a esperar a que sea de noche y hayas tomado unos tragos de más para reírte de cualquier cosa hasta que te duela la panza? ¿Hasta cuándo vas a cargar con ese llanto que no querés soltar? ¿Hasta cuándo vas a sonreír sin mostrar los dientes? ¿Hasta cuándo te va a dar vergüenza bailar? ¿Hasta cuándo te vas a poner ropa que ni siquiera te gusta sólo porque está de moda? ¿Hasta cuándo vas a pedir permiso y vas a dar explicaciones por hacer lo que te gusta? ¿Hasta cuándo te va a preocupar lo que los desconocidos opinen de vos? Si ya sabés que lo que alguien opina de vos habla más de él mismo que de cómo sos, sobre todo cuando ni siquiera le importás. ¿Hasta cuándo vas a pasar tiempo con gente que no te cae bien? ¿Hasta cuándo vas a seguir enganchado con alguien que ya hizo su vida y hasta cuándo vas a seguir sin hacer la tuya? Hasta cuándo le vas a tener miedo al compromiso? ¿Hasta cuándo vas a tener miedo de jugarte todo por alguien que querés? ¿Hasta cuándo vas a hacer como que no te enojan los que te enojan, no te lastiman los que te lastiman, no te invaden los que te invaden ni te hacen falta los que ya no están?
Que no se te termine el tiempo sin haber sido vos de verdad. Con tus alegrías, con tus frustraciones, con tus tristezas y con tus pérdidas de rumbo. Equívocate, cambiá de opinión, mandate muchas cagadas juntas, y aprendé, crecé y mejorá. Que no se te termine el tiempo sin haberte animado. Y que salga como salga, que el solo hecho de saltar a veces ya lo es todo.
Nadie sabe hasta cuándo está acá.
-Bleuminette


miércoles, 4 de enero de 2017

La mujer más hermosa de la ciudad, Charles Bukowski

Cass era la más joven y hermosa de cinco hermanas. Cass era la mujer más hermosa de la ciudad. Medio india, con un cuerpo flexible y extraño, un cuerpo fiero y serpentino y ojos a juego. Cass era fuego móvil y fluido. Era como un espíritu embutido en una forma incapaz de contenerlo. Su pelo era negro y largo y sedoso y se movía y se retorcía igual que su cuerpo. Cass estaba siempre muy alegre o muy deprimida. Para ella no había término medio. Algunos decía que estaba loca. Lo decían los tontos. Los tontos no podían entender a Cass. A los hombres les parecía simplemente una máquina sexual y no se preocupaban de si estaba loca o no. Y Cass bailaba y coqueteaba y besaba a los hombres pero, salvo un caso o dos, cuando llegaba la hora de hacerlo, Cass se evadía de algún modo, los eludía.
Sus hermanas la acusaban de desperdiciar su belleza, de no utilizar lo bastante su inteligencia, pero Cass poseía inteligencia y espíritu; pintaba, bailaba, cantaba, hacía objetos de arcilla, y cuando la gente estaba herida, en el espíritu o en la carne, a Cass le daba una pena tremenda. Su mente era distinta y nada más; sencillamente, no era práctica. Sus hermanas la envidiaban porque atraía a sus hombres, y andaban rabiosísimas porque creían que no les sacaba todo el partido posible. Tenía la costumbre de ser buena y amable con los feos; los hombres considerados guapos le repugnaban: “No tienen agallas -decía ella-. No tienen nervio. Confían siempre en sus orejitas perfectas y en sus narices torneadas… todo fachada y nada dentro…” Tenía un carácter rayando la locura; Un carácter que algunos calificaban de locura.
Su padre había muerto del alcohol y su madre se había largado dejando solas a las chicas. Las chicas se fueron con una pariente que las metió en un colegio de monjas. El colegio había sido un lugar triste, más para Cass que para sus hermanas. Las chicas envidaban a Cass y Cass se peleó con casi todas. Tenía señales de cuchilladas por todo el brazo izquierdo, de defenderse en dos peleas. Tenía también una cicatriz imborrable que le cruzaba la mejilla izquierda; pero la cicatriz, en vez de disminuir su belleza parecía, por el contrario, realzarla.
Yo la conocí en el bar West End unas noches después de que la soltaran del convento. Al ser la más joven, fue la última hermana que soltaron. Sencillamente entró y se sentó a mi lado. Yo quizá sea el hombre más feo de la ciudad, y puede que esto tuviera algo que ver con el asunto.
-¿Tomas algo?
-Claro, ¿Por qué no?
No creo que hubiese nada especial en nuestra conversación esa noche, era solo el sentimiento que Cass transmitía. Me había elegido y no había más. Ninguna presión. Le gustó la bebida y bebió mucho. No parecía tener edad, pero de todos modos le sirvieron. Quizás hubiese falsificado el carné de identidad, no sé. En fin, lo cierto es que cada vez que volvía del retrete y se sentaba a mi lado yo sentía cierto orgullo. No solo era la mujer más bella de la ciudad, sino también una de las más bellas que yo había visto en mi vida. Le eché el brazo a la cintura y la besé una vez.
-¿Crees que soy bonita? -preguntó.
-Sí, desde luego. Pero hay algo más… algo más que tu apariencia…
-La gente anda siempre acusándome de ser bonita. ¿Crees de veras que soy bonita?
-Bonita no es la palabra, no te hace justicia.
Buscó en su bolso. Creí que buscaba el pañuelo. Sacó un alfiler de sombrero muy largo. Antes de que pudiese impedírselo, se había atravesado la nariz con él, de lado a lado, justo sobre las ventanillas. Sentí repugnancia y horror.
Ella me miró y se echó a reír.
-¿Crees ahora que soy bonita? ¿Qué piensas ahora, eh?
Saqué el alfiler y puse mi pañuelo sobre la herida. Algunas personas, incluido el encargado, habían observado la escena. El encargado se acercó.
-Mira -dijo a Cass-, si vuelves a hacer eso te echo. Aquí no necesitamos tus exhibiciones.
-¡Vete a la mierda, amigo! -dijo ella.
-Será mejor que la controles -me dijo el encargado.
-No te preocupes -dije yo.
-Es mi nariz -dijo Cass-, puedo hacer lo que quiera con ella.
-No -dije-, a mí me duele.
-¿Quieres decir que te duele a ti cuando me clavo un alfiler en la nariz?
-Sí, me duele, de veras.
-De acuerdo, no lo volveré a hacer. ¡Ánimo!
Me besó, pero como riéndose un poco en medio del beso y sin soltar el pañuelo de la nariz. Cuando cerraron nos fuimos a donde yo vivía. Tenía un poco de cerveza y nos sentamos a charlar. Fue entonces cuando pude apreciar que era una persona que rebosaba bondad y cariño. Se entregaba sin saberlo. Al mismo tiempo, retrocedía a zonas de descontrol e incoherencia. Esquizoide. Una esquizo hermosa y espiritual. Quizás algún hombre o algo acabase destruyéndola para siempre. Esperaba no ser yo.
Nos fuimos a la cama y cuando apagué las luces me preguntó:
-¿Cuándo quieres hacerlo, ahora o por la mañana?
-Por la mañana -dije, y me di la vuelta.
Por la mañana me levanté, hice un par cafés y le llevé uno a la cama. Se echó a reír.
-Eres el primer hombre que conozco que no ha querido hacerlo por la noche.
-No hay problema -dije-. En realidad no tenemos que hacerlo.
-No, espera, ahora quiero yo. Déjame que me refresque un poco.
Se fue al baño. Salió enseguida, realmente maravillosa, largo pelo negro resplandeciente, ojos y labios resplandecientes, toda resplandor… Se desperezó sosegadamente, buena cosa. Se metió en la cama.
-Ven, amor.
Fui. Besaba con abandono, pero sin prisa. Dejé que mis manos recorriesen su cuerpo. Acariciasen su pelo. La monté. Su carne era cálida y firme. Empecé a moverme despacio y queriendo que durara. Ella me miraba a los ojos.
-¿Cómo te llamas? -pregunté.
-¿Qué diablos importa? -preguntó ella.
Solté una carcajada y seguí. Después se vistió y la llevé en coche al bar, pero era difícil olvidarla. No tenía que trabajar así que dormí hasta las dos y luego me levanté y leí el periódico. Cuando estaba en la bañera, entró ella con una hoja: una oreja de elefante.
– Sabía que estarías en la bañera -dijo-, así que te traje algo para tapar esa cosa.
Y me echó encima, en la bañera, la hoja de elefante.
-¿Cómo sabías que estaba en la bañera?
-Lo sabía.
Cass llegaba casi todos los días cuando yo estaba en la bañera. No era siempre la misma hora, pero raras veces fallaba, y traía la hojas de elefante. Y luego hacíamos el amor. Telefoneó una o dos noches y tuve que sacarla de la cárcel por borrachera y pelea.
-Esos hijos de puta -decía-, solo porque te pagan unas copas creen que pueden llevarte a la cama.
-La culpa la tienes tú por aceptar la copa.
-Yo creía que se interesaba por mí, no solo por mi cuerpo.
-A mí me interesas tú y tu cuerpo. Pero dudo que la mayoría de los hombres puedan ver más allá de tu cuerpo.
Dejé la ciudad y estuve fuera seis meses, anduve vagabundeando; volví. No había olvidado a Cass ni un momento, pero habíamos tenido algún tipo de discusión y además yo tenía ganas de ponerme en marcha, y cuando volví pensé que se habría ido; pero no llevaba sentado treinta minutos en el West End cuando ella llegó y se sentó a mi lado.
-Vaya, cabrón, veo que has vuelto.
Pedí un trago para ella. Luego la miré. Llevaba un vestido de cuello alto. Nunca la había visto así. Y debajo de cada ojo, clavado, llevaba un alfiler de cabeza de cristal. Solo se podían ver las cabezas de los alfileres, pero los alfileres estaban clavados.
-Maldita sea, aún sigues intentando destruir tu belleza….
-No, no seas tonto, es la moda.
-Estás chiflada.
-Te he echado de menos -dijo.
-¿Hay otro?
-No, no hay ninguno. Solo tú. Pero ahora trabajo en la calle. Cobro diez billetes. Pero para ti es gratis.
-Sácate esos alfileres.
-No, es la moda.
-Me hace muy desgraciado.
-¿Estás seguro?
-Sí, mierda, estoy seguro.
Se sacó lentamente los alfileres y los guardo en el bolso.
-Porque la gente cree que es todo lo que tengo. La belleza no es nada. La belleza no permanece. No sabes la suerte que tienes siendo feo, porque si le agradas a alguien sabes que es por otra cosa.
-Vale -dije-, tengo mucha suerte.
-No quiero decir que seas feo. Solo que la gente cree que lo eres. Tienes una cara fascinante.
-Gracias.
Tomamos otra copa.
-¿Qué andas haciendo? -preguntó.
-Nada. No soy capaz de apegarme a nada. Nada me interesa.
-A mí tampoco. Si fueses mujer podrías ser puta.
-No creo que quisiera establecer un contacto tan íntimo con tantos extraños. Debe ser un fastidio.
-Tienes razón, es fastidioso, todo es fastidioso.
Salimos juntos a la calle. La gente aún miraba a Cass. Aún era una mujer hermosa, quizá más que nunca.
Fuimos a casa. Abrí una botella de vino y hablamos. A Cass y a mí siempre nos era fácil hablar. Ella hablaba un rato, yo escuchaba, y luego hablaba yo. Nuestra conversación fluía fácil sin tensión. Era como si descubriésemos secretos juntos. Cuando descubríamos uno bueno, Cass se reía con aquella risa… de aquella manera en que solo ella podía reírse. Y durante la charla nos besábamos y nos arrimábamos. Nos pusimos muy calientes y decidimos irnos a la cama. Fue entonces cuando Cass se quito aquel vestido del cuello alto y lo vi… Vi la mellada y horrible cicatriz que le cruzaba el cuello. Era grande y ancha.
-Maldita sea, condenada, ¿Qué has hecho? -dije desde la cama.
-Lo intenté con una botella rota una noche. ¿Ya no te gusto? ¿Soy bonita aún?
La arrastré a la cama y la besé. Me empujó y se echo a reír:
-Algunos me pagan los diez y luego, cuando me desvisto, no quieren hacerlo. Yo me quedo los diez. Es muy divertido.
-Sí -dije-, no puedo parar de reír… Cass, cabrona, te amo… deja de destruirte; eres la mujer con más vida que conozco.
Volvimos a besarnos. Cass lloraba en silencio. Sentí las lágrimas. Sentí aquel pelo largo y negro tendido bajo mí como una bandera de muerte. Disfrutamos e hicimos un amor lento y sombrío y maravilloso.
Por la mañana, Cass estaba levantada haciendo el desayuno. Parecía muy tranquila y feliz. Cantaba. Yo me quedé en la cama gozando su felicidad. Por fin, vino y me zarandeó.
-¡Arriba, cabrón! ¡Échate agua fría en la cara y la pinga y ven a disfrutar del banquete!
Ese día la llevé en coche a la playa. No era un día de fiesta y aún no era verano, todo estaba espléndidamente desierto. Vagabundos playeros en andrajos dormían en la arena. Había otros sentados en bancos de piedra compartiendo una botella solitaria. Las gaviotas revoloteaban, estúpidas pero distraídas. Ancianas de setenta y ochenta, sentadas en los bancos, discutían las ventas de fincas dejadas por maridos asesinados mucho tiempo atrás por la angustia y la estupidez de la supervivencia. Había paz en el aire y paseamos y estuvimos tumbados por allí y no hablamos muchos. Era agradable simplemente estar juntos. Compré sándwiches, papas fritas y bebidas y nos sentamos a beber en la arena. Luego abracé a Cass y dormimos así abrazados un rato. Era mejor que hacer el amor. Era como fluir juntos sin tensión. Luego volvimos a casa en mi coche y preparé la cena. Después de cenar, le sugerí a Cass que viviésemos juntos. Se quedó mucho rato mirándome y luego dijo lentamente “No”. La llevé de nuevo al bar, le pagué una copa y me fui.
Al día siguiente, encontré trabajo como empaquetador en una fabrica y trabajé todo lo que quedaba de semana. Estaba demasiado cansado para andar mucho por ahí, pero el viernes por la noche me acerqué al West End. Me senté y esperé a Cass. Pasaron horas. Cuando estaba ya bastante borracho, me dijo el encargado.
-Siento lo de tu amiga.
-¿El qué? -pregunté.
-Lo siento. ¿No lo sabías?
-No
-Suicidio, la enterraron ayer.
-¿Enterrada? -pregunté. Parecía como si fuese a aparecer en la puerta de un momento a otro. ¿Cómo podía haber muerto?
-La enterraron las hermanas.
-¿Un suicidio? ¿Cómo fue?
-Se cortó el cuello.
-Ya. Dame otro trago.
Estuve bebiendo allí hasta que cerraron. Cass, la más bella de las cinco hermanas, la mujer más hermosa de la ciudad. Conseguí conducir hasta casa sin poder dejar de pensar que debería haber insistido en que se quedara conmigo en vez de aceptar aquel “No”. Todo en ella había indicado que le pasaba algo. Yo sencillamente había sido demasiado insensible, demasiado despreocupado. Me merecía mi muerte y la de ella. Era un perro. No, ¿por qué acusar a los perros? Me levanté, busqué una botella de vino, bebí lúgubremente. Cass, la chica más guapa de la ciudad, muerta a los veinte años.
Fuera, alguien tocaba la bocina de un coche. Unos bocinazos escandalosos, persistentes. Dejé la botella y aullé:
-¡MALDITO SEAS, CONDENADO HIJO DE PUTA, CALLATE YA!
Seguía avanzando la noche y yo no podía hacer nada.
FIN

Vía: Ciudad Selva 

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Me perdono ♥

¿...y qué tal si me perdono?
Me he sentado a tomar un café conmigo misma frente al espejo y me descubrí alzándome la ceja como siempre, entonces me dije a mi misma que ya estuvo bueno de ser tan dura a veces y que deberíamos probar, simplemente, perdonarme... Me perdono por dejarme en último lugar infinidad de veces,

me perdono por hacerme pedazos para completar a otros,

me perdono por no tener tiempo para mí,

me perdono por no hacerme caso y tropezar con el mismo obstáculo una y mil veces,

me perdono por poner mi salud como un pendiente y no como una prioridad,

me perdono por haber hablado de más,

me perdono por haberme callado,

me perdono por confundir resignación con tolerancia,


Vladimir Volegov

me perdono no gastar en mí lo que sin reparo gasto en alguien más que a veces no lo merece,

me perdono por mentirme,

me perdono por no verme al espejo más seguido,

me perdono por no ser más amable conmigo misma,

me perdono por no tenerme paciencia ni tener constancia,

me perdono por ser tan ruda cuando se trata de mí,

me perdono no encajar en un molde,

me perdono por no permitirme muchas cosas,

me perdono por no disfrutar de otras tantas,


Vladimir Volegov - Light breeze


me perdono por no valorar los momentos que valen la pena y darme cuenta muy tarde... ... Mi misma, me dije, debemos aprender a soltar, a dejar ir, a perdonar... Debemos hacer frente común contra el mundo que no está en nuestra contra, simplemente es el mundo y la gente es gente, con lo bueno y con lo malo, a veces solo estamos parados en el camino equivocado con alguien que viene a todo pulmón y nos arrasa sin miramientos... No hay explicaciones ni justificaciones... Es así, sucede... Mi misma, sabes, necesito tu apapacho, tu abrazo, tu complicidad, he aquí el trato... Menos reproches y más amor... Menos revivir el momento y más perdón... ¿Y si me perdono? Ampliamente y de verdad, sin echarme en cara después mi errores, sin pensar en un problema toda la noche, sin sentir un punzada con un recuerdo corrupto cruzándonos la mente... ...¿Y si me perdono mis errores y pasado? Si, me perdono, si me acepto y me corrijo, si me acomodo las piezas si me reseteo la memoria y el corazón... ¡Sí me perdono!

 -Male Capetillo Cabrera


martes, 20 de diciembre de 2016

Si no fuera mamá.

Si no fuera mamá, seguro sería astronauta. 
Conocería galaxias, pondría una hamaca en la luna y cantaría en el silencio total. 

Si no fuera mamá, sería inventora.
Curaría el cáncer con manzanas y cambiaría la vida de multitudes. 

Si no fuera mamá,
Invertiría en la bolsa de valores y sería millonaria. 
Acabaría con el hambre mundial y pondría escuelas donde no las hay. 

Si no fuera mamá, me levantaría tarde, viviría en la playa,
tendría un bronceado magnifico y me dedicaría a verme espectacular.


Si no fuera mamá,
no sabría cocer botones camino a la escuela. 
Ni crearía cuentos antes de dormir, donde todo es posible. 

Si no fuera mamá,
No tendría magia en los labios para curar raspones. Ni me hubiera vuelto a aprender las capitales del mundo para poder hacer tareas. 

No sabría lo que es tener esperanza en cambiar mi vida, para mejorar la de alguien más.

Si no fuera mamá, sería la mitad de lo inteligente que soy.
La mitad de lo paciente, de lo loca,
de lo cocinera que me tuve que hacer. 
No sabría mi capacidad para aguantar el dolor y el insomnio. 
No sabría que se puede amar hasta no temer sacrificar la vida por otro. 

Si no fuera mamá, 
simplemente,
no sería yo.

Mother and Child in the morning , Claudia Tremblay



jueves, 8 de diciembre de 2016

Recen por mi; estoy enamorada

Recen por mí, estoy enamorada. Mi corazón se enganchó de un hombre histérico que no sabe lo que quiere. Me desesperan sus idas y vueltas, me enloquecen sus contradicciones, cuando lo busco me ignora y cuando pretendo olvidarlo me llama. Es encantador cuando me empeño en aferrarme a sus defectos como método de defensa para alejarme y sabe hacerse lugar en mi pecho aunque quiera volverme de piedra. Por momentos es tierno, y me llena de besos y regalos, pregunta por mi día, me toma de la mano y me dice suya. Por momentos desaparece y no contesta mis llamadas, sale a fiestas y se olvida de mi existencia.






No conozco sus pensamientos, no comprendo lo que siente, pero a pesar de las ausencias nunca se va del todo.
Golpea a mi puerta y me tiene dispuesta a lo que sea: conoce mis puntos débiles y mis gustos. Sonríe y se desmoronan todas mis barreras, sabe que lo amo y se aprovecha…
Se recuesta sobre mi pecho y me habla de su infancia, dibuja círculos en mi vientre y me pide que nunca me vaya. Me confiesa cosas increíbles y suspira mientras yo lo miro como si fuera magia…
Recen por mí, porque estoy enamorada de alguien que no sabe lo que quiere…

- Olivia Ismael



sábado, 4 de junio de 2016

Solo creo en los amores que ven mas allá de los cuerpos y leen almas.



Solo creo en los amores que ven mas allá de los cuerpos y leen almas.
Solo creo en los amigos que respetan los tiempos.
Solo creo en los humanos que son capaces de verse a si mismos.
Solo creo en mi cuando estoy en calma.
Porque los amores que ven cuerpos, se acaban con los años.
Porque los amigos que no respetan, son solo buitres al acecho.
Porque los humanos que no se ven a si mismos, creen que son siempre los otros los equivocados.
Y porque cuando yo no estoy en calma, soy todo aquello en lo que no creo.
-Alejandra Baldrich


jueves, 5 de mayo de 2016

Mujer etérea, Oliverio Girondo

Vicente Romero

Espantapájaros 1.

“No sé; me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso si! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!

Está fue -y no otra- la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa. ¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado? ¡María Luisa era una verdadera pluma!

Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres… ¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. “¡María Luisa! ¡María Luisa!… y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.

Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo. ¡Que delicia la de tener una mujer tan ligera…, aunque nos haga ver, de vez en cuando las estrellas! ¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes… la de pasarse las noches de un solo vuelo!

Después de conocer a una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo? Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.”